jueves, 10 de marzo de 2011

Todas somos Grandes

Todas somos grandes

Ser mujer trae consigo muchas ventajas, entre ellas, dar la vida. Aunque no lo haya experimentado aún, todas estaréis de acuerdo, que dar a luz e incluso estar embarazada es la experiencia más maravillosa que habéis experimentado. El tener tu hijo sobre los brazos o notar su primera patadita, haces que te sientas orgullosa de ser mujer. Es el gran privilegio que tenemos. Hay que ser muy fuerte para aguantar diez kilos en nuestra barriga durante nueve meses o soportar un parto durante horas. No me refiero a la fuerza de estar en forma, si no a la fortaleza que nos identifica a las mujeres.
Una mujer siempre esta lista, alerta, con energía, sin miedos y con esperanzas para soportar todo lo que ocurra. Nunca nos rendimos, nos crecemos con las adversidades y estamos preparadas para aquello que se nos presente.
Somos un gran pilar. Según la época que estemos viviendo, damos lo mejor de nosotras.
En la adolescencia somos nosotras las mujeres las que damos todo por nuestras amigas y nos volcamos con ellas. Somos fieles a nuestras amistades y somos capaces de montar la mayor de las fiestas estando en plenos exámenes si con ello, conseguimos la sonrisa de nuestra amiga.
Crecemos y nos enamoramos. Arriesgamos, luchamos, reímos y lloramos. Vivimos al cien por cien nuestros primeros amores y aunque nos hayan destrozado sabemos sacar lo bueno de lo vivido. Siempre tenemos un buen recuerdo o un buen gesto para aquel que nos rompió el corazón por primera vez.
Maduramos y formamos una familia. ¿Qué somos madres? Hay estamos para que a nuestro hijo no le falte de nada, aunque tengamos que combinar varios trabajos, aunque no podamos comprarnos nada, aunque nos privemos de salir a comer con las amigas. ¿Qué además somos madres solteras? Le damos el doble de cariño para que nuestro hijo no note esa falta de figura paterna. ¿Qué nuestro hijo padece alguna enfermedad? Movemos cielo y tierra para que lo vean, diagnostiquen y traten los mejores médicos del mundo, aunque tengamos que irnos al extranjero. ¿Qué somos nosotras las que padecemos alguna enfermedad? No caemos. Luchamos. Somos positivas y aunque haya días que nos cueste levantarnos de la cama, ¡despertamos! Y sobre todo, siempre tendremos una sonrisa en nuestros labios. Damos ánimos hasta cuando necesitamos que nos lo den.
Envejecemos y seguimos luchando. Damos todo por nuestra familia y por las generaciones que han ido naciendo. No descansamos y siempre velamos por todos los nuestros. Nuestra edad avanza y nosotras seguimos hay. Tengamos la edad que tengamos, no se nos acaba la energía. Somos incapaces de irnos a dormir si nuestra conciencia no cree que hayamos hecho todo lo posible por el bienestar de nuestra familia.
No se que sería del mundo sin nosotras. Ningún ser tiene la fortaleza que nosotras poseemos inconscientemente. Todas somos grandes mujeres. Cada una con nuestra historia, pero todas al pie de canon. Luchando, disfrutando, sufriendo y amando pero dispuestas a seguir viviendo. ¡Gracias y felicidades!

2 Corazones:

Anidiom dijo...

muy buena reflexión, me ha gustado mucho ;)

Felicidades.

Astarielle dijo...

Gracias^^

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...