sábado, 10 de septiembre de 2011

Caminando en la Oscuridad - Concurso

¡¡ Hola Chic@s !!

No sé si sabéis que Karla ha organizado un concurso de relatos en su blog.Quiere agradecer la fidelidad de sus más de 350 seguidores. ¡¡Habrá tres ganadores!! ¿Te lo vas a perder? ¡Yo no!
Os dejo aquí el relato con el que me presento. Espero que os guste.

¡¡Mil besos y Hasta Pronto!!

P.D - Recordaros que el lunes habrá nueva prueba para la Gincana y dos sorpresas más que os gustaran. ¡Y hasta aquí puedo leer!


Caminando en la Oscuridad

Saray estaba radiante aquella noche. Había quedado con Virginia, su mejor amiga, para ir a un concierto de su grupo favorito. Llevaba meses ahorrando para poder comprar la entrada y se sentía llena de ilusión. Llevaba noches soñando con que llegara aquel momento y verse allí en aquella cola a escasos metros de la entrada, le inquietaba e impacientaba. No veía la hora de verse en frente de aquel escenario que le haría oír en directo las canciones que se repetían una y mil veces en su mp4.

Justo detrás de ellas, había un grupo de chicos alterados y sonrientes, seguramente por el mismo motivo que ellas. Gritaban, se movían y se reían como locos. A Saray empezaban a molestarle, no aguantaba tantas voces y menos de un grupo de chicos con alguna copa de más. Aunque ella les echaba más de una mirada “asesina”, ninguno se sentía aludido. Cuando los maldecía interiormente, uno de ellos colmó el vaso, sin quererlo un codazo de aquel joven fue a parar a la espalda de Saray. Ella se giró malhumorada pero cuando lo miro se quedó en blanco. Aquel chico era guapísimo. Tenía una media melena morena alisada, sus ojos eran verdes y su piel era semejante al color del café. Tenía una sonrisa perfecta y en su mirada noto que estaba arrepentido. Lo miro fijamente y sin soltar una palabra, se giró nuevamente.

La puerta de la sala abrió y la cola empezaba a moverse. Cuando se quiso dar cuenta, estaba en frente del escenario y su malhumor había desaparecido. Ya no había nadie ni nada que le molestara, los nervios habían pasado y no se acordaba ni del percance que había tenido con el chico de la cola. El concierto empezó y el público enloquecía tanto o igual que ella. Todo estaba saliendo como había soñado y aquella noche estaba siendo única. Virginia, por su lado, había estado tonteando con un chico durante el concierto y no tardaron en besarse. Estaba tan inmensa en escuchar sus canciones favoritas en directo que no le molestaba ni que su amiga estuviese pasando de ella.

Cuando finalizo el concierto, Virginia le comento a Saray que no volvería con ella, que su nuevo ligue le había propuesto continuar la fiesta en su casa y que lamentaba mucho no poder acompañarla. Le propuso ir con ella hasta la parada de taxis más cercana pero el orgullo y dolor que sentía Saray por su amiga hizo que se negara. No le importaba que hubiese conocido un “nuevo amigo” aquella noche pero que llegase hasta ese extremo cuando era algo que habían organizado juntas le dolía.

Empezó a caminar sola por las calles oscuras y solitarias de la ciudad. No quería coger un taxis, quería pensar y tranquilizarse por todo lo ocurrido. Además tenía que buscar una excusa para sus padres ya que Virginia en principio, iba a dormir con ella en su casa.

Cuando cruzaba una pequeña calle, un hombre con “pintas” extrañas empezó a seguirla. Ella se había dado cuenta y cada vez andaba más deprisa y nerviosa. Tenía miedo y no quería parar. Temía que le pudiese ocurrir algo. Por desgracia así fue. Este hombre la retuvo por detrás y le amenazó con una navaja si ella no le entregaba su bolso. Asustada y con lágrimas en sus ojos accedió. Este hombre, nada más robarle, salió disparado calle abajo mientras ella nerviosa y con un llanto incontrolado se quedó petrificada en aquel lugar. No tenía dinero ni móvil con quien avisar a alguien sobre lo ocurrido y sus piernas temblaban mucho para caminar.

Cuando consiguió tranquilizarse un poco se acercó al banco más cercano y se sentó a descansar. Estaba abatida y no sabía qué hacer. De repente, alguien se le acercaba. La oscuridad no le dejaba ver con claridad y el nerviosismo volvía apoderarse de ella. Cuando estaba dispuesta a salir corriendo, una suave voz la calmo.

- ¿Estás bien? – Le pregunto el chico moreno que había conocido horas atrás en la cola.

- Si… bueno no… Me ha pasado algo horrible.

Saray le conto a aquel joven todo lo que había sucedido. Por un momento se sintió aliviada y estar en compañía le resultaba agradable.

- Vaya… lo siento. Deberías ir a comisaria a poner una denuncia.

- No, no… Quizás mañana, ahora solo quiero llegar a casa y descansar.

- Vale… pero no vas a ir sola. Te acompaño y no acepto un no por respuesta.

No pudo negarse. Juntos caminaros hasta su casa. Durante el trayecto él le volvió a pedir disculpas por el codazo que le dio y le comento que justo pasaba por donde se encontraba de casualidad, ya que era el camino que le llevaba a su casa. Ella le explico todo lo sucedido con Virginia y el enfado que eso le causaba. La verdad es que se sentía muy a gusto junto a él. Tenía una mirada dulce y su compañía le relajaba. Nunca antes le había pasado esto con ningún chico. Por un momento creyó que era un ángel y que llevaba toda la noche velando por ella.

Cuando llegaron a casa de Saray, ambos se detuvieron en la puerta. Ella le agradeció todo lo que había hecho y le pregunto cómo podía recompensarlo. Él no le contesto, solo la miro, le cogió de sus manos y suavemente beso sus labios. Fue un beso intenso cargado de amor.

Aquella noche Saray durmió plácidamente, confiada de que todo le saldría bien y que pronto volvería a verlo.

Los días pasaron y con ello, los años. Saray nunca volvió a verlo, nunca volvió a coincidir con él por más que anduviera por el mismo camino que un día los unió. Aun así, el dulce sabor de sus labios gracias a su beso, nunca desapareció.

8 Corazones:

trasnochadora dijo...

Esta bien, es fresco. Besis ¡¡

Loky dijo...

Bueno, me parece que le falta algo... Pero el final es precioso!!!

Lydia Garrido dijo...

Está bien el relato , yo también voy a participar :)
Me lo pones díficil.. xD
Besos

Astarielle dijo...

Se k no es mu bueno... xo tp es mu malo... no???

Loky dijo...

No, malo no !!! S solo q, no sé como describirlo, pero no es malo. Quizá participe. Un beso!!!

lucy dijo...

pues a mi me parese muy bonito, el final es hermosoo!!!

Astarielle dijo...

Gracias Lucy!!! Algo weno al fin jajaja k m taba deprimiendo:P

Lourdes dijo...

¡Muy bonito!

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...