lunes, 16 de enero de 2012

Ojalá

¡¡Hola Chic@s!!

¿Qué tal estáis? ¿Cómo empezáis la semana? ¿Con fuerzas?
Hoy os dejo un nuevo relato que he escrito. Espero que os guste tanto como a mi. Confieso que ayer mientras lo escribía y releía me emocione. Ojalá os transmita a vosotr@s la mitad que a mi al escribirlo.

¡¡Un beso y Hasta Pronto!!


Ojalá

Tamara lleva toda la mañana conectada a Facebook. Dani, su amigo y enamorado, salió anoche de fiesta y ella no ha podido pegar ojos pensando en lo que ha podido hacer. Es cierto que esta loca por él, pero Dani no es consciente de ello. Seguramente si ella confesara sus verdaderos sentimientos, él se alejaría y dejaría de ser tan atento con ella, o eso piensa. Anoche cuando se despidieron, él le comento sus intenciones para pasar una noche grandiosa. Quería conocer chicas y si cabía la posibilidad llevarse alguna a su pequeño piso de estudiante. Hace tres minutos que una luz verde le ha avisado que se ha conectado y aunque le gustaría que fuese él quien la saludara, las ganas por saciar su curiosidad hacen que sea ella quien de el primer paso.

- ¡Ey! ¿Qué tal estas?

- ¡Reventado! Anoche fue una noche bestial –respondió Dani un poco agotado.

- ¿Y eso? –aquello pinta mal, piensa.

- Bebimos, bailamos, nos echamos unas risas e incluso ligue –dijo sinceramente.

La joven cree que va a ponerse a llorar tras su portátil. ¿Ligo? ¿Con quien? Sus peores pesadillas se estaban haciendo realidad. Respira hondo e intenta ser todo lo amigable que sus sentimientos le permiten. Si de repente actuara fríamente o cerrara el portátil como desea hacer, él presentiría algo y eso no se lo puede permitir. Sabe que lo que va a leer a partir de ahora no le va a gustar pero tiene que ser fuerte, tiene que intentar controlar sus impulsos pero sobre todo no debe llorar. Ya han sido muchas noches las que lo ha hecho y se prometió a si misma no volverlo hacer.

- ¿Ligaste? ¿Y eso? Cuéntame, cuéntame.

- Estuvimos en un pub y vi a una chica que estaba buenísima, y no me preguntes como saque el valor, pero me acerque. Estuvimos gran parte de la noche charlando y al final, antes de que se fuese, me lance y la bese. Hemos quedado en vernos esta semana.

Aquella revelación era más fuerte de lo que se esperaba. Que Dani se hubiese besado con una chica podía soportarlo, no era la primera vez que ocurría, pero que pretendiese verla de nuevo si. Hasta hoy, él nunca había repetido con ninguna, no creía en el compromiso, ni en las relaciones. ¿Qué tenia aquella chica para una segunda cita?

- ¿Tu quedando dos veces con la misma? ¿Dónde esta mi amigo Dani? ¿Qué ha pasado? –pregunto curiosa y dolida.

- No se, fue algo especial. Al principio no me sentí del todo cómodo a su lado, pero a medida que pasaba la noche vi en ella alguien que puede llegar a ilusionarme de verdad. ¿Te imaginas?

- ¿Y eso? ¿Qué tiene ella de especial? -pregunto ofendida.

- No se como explicártelo… Es una chica guapísima, además de agradable e inteligente. Me estuvo comentando que estudia empresariales, que adora leer y tiene unos ojos claros que enamoran a cualquier chico. ¡Media discoteca la miraba!

Tamara tuvo que tomarse unos minutos antes de responderle. Tenia que pensar y meditar bien lo que iba a decirle. Ella, desde hacia meses, intentaba ser la amiga perfecta, aquella en la que pudiese confiar ciegamente y quien mejor consejos le daba, pero a medida que pasaban los días le costaba aun mas. Él no tenia reparos en contarle sus experiencias amorosas y cada una de ellas, se le clavaba en el corazón como una estaca. Cada vez que le confesaba que había besado o se había acostado con alguna nueva joven, ella sentía que se iba a morir. Sin embargo ahora que él le decía que nuevamente se podía ilusionar, temía. Si de verdad aquella chica le hacia sentir algo especial, pronto comenzaría una relación con la joven y ella formaría un lugar secundario en su nueva vida. ¿Cómo permitir eso? ¿Cómo él no se daba cuenta de lo que de verdad sentía y de lo que sufría? ¿Qué hacia? Dudaba. Por un lado quería decirle que lo quería, que lo amaba, que estaba dispuesta a todo por él, pero por otro quería animarle y sonreírle en su nuevo camino. Ella era una chica normal, estudiaba, trabajaba los fines de semana, leía, pero para nada era tan agraciada como él pintaba a la chica de la discoteca. Él era un chico guapísimo, moreno, ojos verdes, alto y un cuerpo perfecto. Todas las chicas se morían por él. ¿Cómo se iba a fijar en ella?

- ¡Animo! No te cierres al amor. ¡Déjalo entrar! –acabo diciendo.

- ¿Tú crees? Ya sabes que yo no soy de creer en estas cosas.

- ¡Claro que lo creo! Te mereces encontrar una chica que te quiera y este contigo. Debes acabar con tu promiscuidad o perderás la esperanza de ser feliz estando enamorado y en pareja –respondió con lágrimas en sus ojos.

- ¡Te hare caso! Gracias, eres la mejor.

¿La mejor? Y si soy la mejor… ¿Por qué no sales conmigo? Pensaba. Su amigo solo le dedicaba palabras cariñosas cuando ella decía lo que él quería oír. Si le llevaba la contraria, era borde e incluso desagradable. Muchas tardes cuando chateaba con él y ella era sincera, él dejaba de hablarle o incluso le contestaba ofendido y molesto. Al día siguiente, Dani siempre estaba bien con ella, pero Tamara esa noche no dormía y lloraba. A veces detestaba lo frio y cortante que podía ser, pero aguantaba, aguantaba porque lo quería por encima de todo. Muchas veces se lamentaba por lo estúpida que era e incluso se planteaba la idea de ser ella quien rompiera con todo, pero por más que lo intentaba no podía. Su amor era tan sincero que solo el hecho de pasar un día sin saber de él le rompía el alma. Prefería aguantar y estar así.

- Oye Dani, tengo que marcharme –logro decir.

- Vale guapísima, un beso. ¡Cuídate!

Tamara cerró el portátil con rabia. Por más promesas que se hiciera las lagrimas caían, no podía remediarlo. Corrió hasta su habitación y arropándose con la almohada se dejo llevar. Estaba rota, dolida y decepcionada consigo misma. Estaba fuera de si, sentía que la tristeza se apoderaba de ella. Allí estuvo durante largas horas, aquel día tampoco comió. Desde que se enamoro de Dani llevaba cinco kilos perdidos. A este paso caería enferma, se decía. ¿Cómo acabar con ello? En su mesilla siempre tenía un pequeño bloc donde escribía y se dejaba llevar. Aun con los ojos llorosos, lo tomo y escribió…

“Ojala fuese más guapa. Ojala no fuese tan rara y diferente. Ojala me gustara bailar y salir de fiesta. Ojala tuviese una melena larga y unos ojos claros que te encandilaran. Ojala no creyese en los príncipes azules y en los cuentos de hadas. Ojala no fuésemos amigos. Ojala fuésemos novios. Ojala me quisieras como yo te quiero a ti. Pero sobre todo… Ojala algún día yo me atreva a decirte que te amo.”



12 Corazones:

wendy dijo...

Tiaaaa me matas con tus relatos ya lo sabes!
Me ha gustado muchooooooooooooooo pero pubretes nunca les das el final feliz que a mi me gusta, quizá quede un poco irreal pero también puedes poner un final intermedio... no se... pero pobretaaaaaaaaaaaaa!!!!
A ver si me da la vena artística y me pongo a escribir y te enseño lo que es un buen final jajajajajaa

Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaks

Astarielle dijo...

Jajajaja no se ke me ocurre ultimamente k no me salen finales felices... A ver si tu me devuelves mi ñoñeria particular!!

MyuMyu dijo...

Este me ha encantado. Creo que es muy creíble y me resulta cercano.
Yo creo que el final está bien así, es lo más realista, ya sabes como funcionan esas cosas.
Mmm en el primer párrafo pone de nombre Luis, ¿es un error?
¡Un beso!

Astarielle dijo...

Si ke es un error cielo, ya lo modifique.

Me alegra k t guste d veras, lo hice con mxo kariño^^. Gracias^^

Loky dijo...

Me encanta! Sí, es muy real y bonito. Solo pienso que ella más que enamorada estaba un poco encaprichada no? No sé, cosas mías ^^
Pero sí que estoy de acuerdo, a ver si vuelves a escribir algún final feliz!
Un beso! Y sigue escribiendo!

Astarielle dijo...

Puede ser k sea solo un caprixo loky jajaja, en el lector ta los sentimientos!!

Supongo k debere star optimista pa kreer en los finles d cuento, a ver si me cambia el xip.

Gracias preciosa mia!!

Mayte Esteban dijo...

Me ha gustado mucho, pero en otro párrafo sigue poniendo Luis. Suena auténtico.

En mi perfil de FB hay un relato (en las notas) que podría ser la continuación de este. Bueno, no del todo, por lo que dices tus personajes se conocen, los míos solo a través de la red.

Un besote.

Astarielle dijo...

Si ke se conocen, son amigos. Creo que t tngo en face, buskare el relato ke me dices y le exare un vistazo, me causa mxa curiosidad.

Ya cambie el otro error jajajaja, el insconsciente. Tienes idea en un principio d un nombre pal prota, pero en tu mente keda la primera idea jaja.

Un bsooo

trasnochadora dijo...

Joer ke duro ¡¡¡¡ muy triste y ala vez lleno de ternura.. si una combinación muy realista. Felicidades ¡¡¡

Aydel dijo...

Muy lindo relato, pero me dio mucha pena... ya sabes, eso de identificarse con un protagonista xD
Besotes!

Astarielle dijo...

Jajaja es lo que pasa con una historia tan real y cercna...

Columpiándome en la luna dijo...

Hola, soy del blog "Columpiándome en la luna" me he hecho seguidora tuya, y aprovecho para felicitarte por tu cumple...felicidades...muakis

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...