domingo, 8 de noviembre de 2015

Tu Y Yo Somos Todo - Capítulo 1

 ¡Hola chic@s!

Ha llegado el día, aquí tenéis el primer capítulo de Tu y Yo Somos Todo.

¡Deseo que os guste!





CAPÍTULO 1 

Es tarde, hace mucho frío, el termómetro marca dos grados escasos. El invierno en Barcelona cada vez se hace más duro para ella. Es el tercero que lleva en aquella ciudad tan grande y lejos de sus familiares, pero por más que lo intenta no consigue adaptarse. Laia llego allí con la esperanza de conseguir un buen futuro laboral y terminar sus estudios universitarios. Desde siempre se ha considerado una chica independiente y cuando le ofrecieron aquella beca no lo dudo. Hace tres años mientras descansaba en casa después de una dura mañana en la universidad, su teléfono sonó. Una de las mejores editoriales nacionales le ofrecía una vacante como editora en calidad de becaria. Aquello era su sueño desde pequeña. Siempre le había gustado leer y tener la oportunidad de elegir aquellas novelas que harían soñar a futuros lectores le emocionaba. No tardo ni quince días en despedirse de sus familiares y amistades e instalarse en una nueva y gran ciudad como Barcelona.

Sin embargo no todo le resultaba fácil últimamente. Cada día que pasaba más en aquel apartamento que tenía alquilado a las afueras de la ciudad sola, se le hace más pesado. En la redacción, el trabajo era mas duro de lo que se esperaba y con lo que le pagaban no podía sostenerse. Al poco de llegar, tuvo que aceptar un pequeño trabajo temporal como camarera en un bar cercano. Con tanto trabajo no tenía tiempo para estudiar. Muchas noches las pasaba en vela junto a una taza de café intentando ponerse al día con sus apuntes. Gracias que contaba con Eli, su inseparable y única amiga en aquella ciudad tan grande. Cuando ella faltaba a clases, últimamente más de lo debido, ella le recogía todos los apuntes de ese día y se los hacia llegar vía email. Hoy había sido un día duro. Como cada viernes tenia que hacer horas en el bar. Aunque ella tuviese un horario estipulado, si a la hora de salir había mucha gente, tenía que quedarse. Normalmente no le molestaba pero hoy se ha llevado trabajo a casa de la editorial. Tiene que terminar de leer una nueva novela juvenil de un escritor novel para principios de semana. Ella cuando acepto la beca, creía que únicamente tenia que leer como lectora, lo que no sabia es que un editor a medida que lee una nueva novela tiene que hacer una visión interna y un análisis para poder decidir si esa obra podría ser publicada en un futuro o habría que descartarla. Bueno, si lo sabia pero no sabía que aquello fuese tan difícil. Hasta esa misma mañana nunca le habían dejado a ella con tal peso, siempre que leía una nueva novela, tenia un editor encima que la supervisaba, pero su jefa esta vez ha querido dejar a ella la responsabilidad de elegir. Por un lado, solo la idea de tener en ella los sueños de un nuevo escritor le apasionaba y hace que se entregue al cien por cien, pero por otro esta asustada y tiene miedo, no sabe si decida lo que decida, acertara. Además con el retraso del bar, siente que las horas empiezan a echarse encima. No es que tenga ningún plan especial para este fin de semana, pero mañana trabaja igualmente en el bar y tiene más de media novela por revisar.

Laia camina alterada hasta su casa. Esta cansada, tiene frío y un montón de tareas pendientes. Hace dos años caminar por aquellas calles oscuras a tan altas horas la aterraba, pero la rutina ha podido con sus miedos. No hay mucha distancia entre el bar y su casa, pero el camino se le esta haciendo eterno. Cuando llega a su casa y revisa su buzón de voz, se deprime. La única llamada que tiene es de su madre. Últimamente tiene la sensación de que es la única que se acuerda de ella. Sus amigos han dejado de llamarla con tanta frecuencia. Cuando llego a Barcelona, cada media hora tenia noticias de ellos, pero últimamente, no recibe nada. Con suerte, alguna que otra mención en Facebook, pero ya esta.

Ella es consciente de que los años también pasan para sus conocidos y que todos tienen nuevos proyectos y sueños que cumplir, pero a pesar de que sabe que el irse tan lejos haría todo más difícil, nunca pensó que estuviese tan despegada de ellos. Laia los anhela con fuerzas, desde que esta allí no ha conseguido formalizar un grupo de amistades como en su ciudad. La escasez de tiempo y la acumulación de trabajo, le impide tener tiempo para ella. De hecho, no ha tenido tiempo ni para enamorarse. En un principio no le molestaba, pero ahora sentirse tan sola le estaba afectando. Ha perdido varios kilos últimamente y no sonríe como antaño. Ella siempre ha sido una chica divertida, alegre y extrovertida, pero verse tan sumida en la rutina esta acabando con su personalidad. Muchas mañanas agradece estar saturada de trabajo, cuanto más ocupada esta, menos lamenta sentirse tan sola y abandonada. Pero los fines de semana, cuando tiene más tiempo para ella, extraña su anterior vida.

Esta noche tampoco tiene intención de cenar. Sin contestar la llamada de su madre, se mete directamente en la ducha y se pone su pijama verde. Cuando se ve en el espejo, agradece su soledad. Si alguien la viera con esas pintas, huiría de su lado rápidamente. No es que ella sea una chica poco agraciada, sino que aquel pijama antiguo e infantil que le regalo su abuela hace dos navidades, no le sienta nada bien. Le queda grande y oculta su pecho, además le hace más culo del que tiene. Ella es una chica morena, de estatura medida y usa una talla cuarenta. Tiene media melena y dos ojos grandes oscuros. No es una chica diez, pero tiene su toque. Cuando se arregla y resalta sus escasos encantos, es una chica bastante atractiva. Pero ahora, por el momento que pasa, no consigue cuidarse ni a ella misma. Se prepara una taza de café y se tumba en el sofá arropada por su mantita polar y se pone a leer la novela que le otorgo la editorial. Es una novela fresca, divertida y de fácil lectura. El autor cuenta la historia de dos jóvenes vampiros que se aman en su atormentada vida. Sabe que esa novela tendría posibilidades, aun tiene que terminar de leérsela, pero algo le dice que puede triunfar. Sabe que el equipo de prensa tendría un duro trabajo si publicaran esta novela, es un autor desconocido y joven, pero con un buen proyecto puede vender muchos ejemplares. Aun así, tiene que revisarla. Teme que el autor haya empezado con fuerzas pero a medida que pasen los capítulos, note debilidad. Tiene que hacer un trabajo exhaustivo si no quiere fallar a su jefa. Lee hasta altas horas de la madrugada. Se queda dormida en el pequeño sofá del salón. Ha dejado la taza de café en el suelo y ha caído rendida con los folios entre sus manos. No ha leído todo lo que hubiese querido, pero el cansancio ha podido con ella y no ha podido más que rendirse a él. Por suerte, descansa.

2 Corazones:

D. C. López dijo...

Aquí tienes, reina, tal como te prometí:

http://elclubdelasescritoras.blogspot.com.es/2015/11/os-presento-la-nueva-blog-novela-de.html

No olvides pasarte y comentar!

Bs!

D. C. López dijo...

Aquí tienes, reina, tal como te prometí:

http://elclubdelasescritoras.blogspot.com.es/2015/11/os-presento-la-nueva-blog-novela-de.html

No olvides pasarte y comentar!

Bs!

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...