domingo, 22 de noviembre de 2015

Tu Y Yo Somos Todo - Capítulo 3

¡Hola chic@s!

Aquí teneis el tercer capitulo de mi Blog Novela. ¿Os va enganchando? Ya empiezan las emociones.

Recordar el hastag para hacer promo: #tuyyosomostodo

¡¡Deseo que os guste!!



 

CAPÍTULO 3

Laia se ha levantado antes de hora. Anoche cuando puso el despertador, lo adelanto. Ayer se paso todo el día redactando el informe de la nueva novela y no quería que los nervios la traicionaran. Hacer una evaluación tan detallada le llevo más rato del que creía, quería que todo fuese tan perfecto que no descanso en toda la jornada. Reviso todos los pros y contras del proyecto e incluso se entretuvo resaltando citas que hacían de esa novela una mágica. Quería, que hoy cuando se lo presentara a su jefa, lo viese perfecto.

Además si algo aprendió en la universidad, es que para una presentación fuera un éxito, debía estar presentable, así que ha aprovechado ese rato antes que se ha despertado, para cuidarse y mimarse a ella misma. Hoy no pretende ir en vaqueros y jersey a la editorial como suele hacerlo. Ha optado por un traje de chaqueta y se ha alisado su melena. También ha decidido maquillarse un poco, no mucho, pero si que ha escondido sus ojeras y ha resaltado su mirada. Cuando se mira en el espejo, se siente guapa. Los tacones y la falda del traje resaltan sus piernas, haciéndola sentir mas alta de lo habitual y aquel pelo suelto le da un toque de madurez. Su nuevo aspecto le da seguridad y sabe
que aquello le ira bien cuando este delante de su jefa. Llega pronto a la redacción. Sus compañeros no la reconocen cuando la ven entrar. Ella siempre va desaliñada y con el pelo recorrido y verla así, es de extrañar. Más de un joven y no tan joven de los que trabajan en la editorial se giran descaradamente al verla pasar. Ella lo nota pero no presta atención. No quiere perder el tiempo tontamente. No para ni en su pequeña mesa del despacho. Con su informe bajo el brazo y segura de si misma, se dirige al despacho de su jefa. Si algo se distingue esta jefa al resto, es que es siempre puntual. Es una mujer de unos cuarenta años que parece no tener más vida que estar todo el día metida en la editorial. Es la primera que llega y según le han dicho la ultima en salir. Muchas veces se ha preguntado si esa mujer tendrá familia o amigos y si los tiene, se ha preguntado cuando y que tiempo los vería.

Pica varias veces a la puerta y cuando escucha la probación de la mujer, entra decidida. Sabe que solo así conseguirá hacerle ver el poder y la magia que tiene la novela de ese joven autor novel. Si no da todo, el autor no alcanzara su sueño, o al menos, no con ellos.

  • Buenos días Sra. Garrido. Ya tengo el informe sobre la novela que me mandaste leer –le dice entregándole la carpeta que llevaba bajo el brazo.

  • Muy bien Laia, siéntese. Dejemos el informe –añade mientras lo deja en la mesa sin abrirlo-, cuénteme usted. Dígame que le ha parecido la novela sin tener la necesidad de leer el informe que me has traído. Prefiero escucharlo de tu boca.
Aquello descuadra a Laia por completo. En ningún momento nadie le dijo que tendría que hacer una exposición oral, si hubiese sido así se la hubiese preparado a consciencia, pero que se lo proponga de repente, le abruma. Ella es una chica a la que le gusta tener todo controlado, cuando algo se sale de lo estipulado, se pone nerviosa y le tiemblan las manos. Intenta que su jefa no se dé cuenta de su estado nervioso y con calma intenta hacer un breve resumen de la novela.

  • Sra. Garrido me gustaría empezar por el final, yo creo que esta novela debe ser publicada. Bueno no lo creo, estoy segura de ello. Dejar escapar un libro como este, seria perder mucho dinero y categoría como editorial. Esta novela juvenil es fresca, divertida, romántica y muy dinámica. Además contamos con la ventaja de que los protagonistas son vampiros y ya sabe usted, el poder que tienen ellos actualmente en los jóvenes lectores. Deberíamos aprovechar que es de género fantástico para hacer una buena promoción. Sé que nos encontramos con un escritor novel y sin nombre, pero también sé que este autor tiene magia en sus dedos. A mi, sin gustarme la fantasía, me ha apasionado, incluso me atrevería confesarle que me he emocionado. Sé que el equipo de prensa tendrá un duro trabajo con ella si queremos que llegue a cuantos más lectores mejor, pero valdrá la pena, lo tengo clarísimo.
  • Muy bien Laia, te haré caso. Ahora mismo contactaremos con el autor y nos pondremos mano a la obra. Gracias –contesto seriamente.
  • ¿Y ya esta? –dijo desilusionada.
Aquello si que ha roto los esquemas de la joven. Nunca pensó que fuese tan fácil. Por lo que había oído a otros compañeros, su jefa nunca acepta un si a la primera. A muchos editores considerados le costaba sudor y sangre que su opinión fuese valorada y que aquello hubiese sido tan rápido, le extrañaba.

  • ¿Cómo que ya esta? ¿A qué te refieres?
  • A qué todo me resulta muy fácil. Tengo entendido que usted es dura de pelar con los editores y viendo que ha aceptado mi propuesta tan rápidamente, me ha desconcertado. ¿A qué se debe? Si me permite preguntarle.
  • Que jovencita tan cabezota –respondió-. Que yo sepa esto es lo que le gustaría a cualquier editor, cuanto más a una becaria como tu.
  • Si, puede ser, pero al igual que usted me ha pedido mi opinión, a mi me gustaría saber el porqué de su aprobación. Creo que tengo derecho a saberlo.
  • Esta bien, se lo diré. Esta novela yo ya me la había leído y sabia que seria una buena elección publicarla, si la puse en sus manos es porque sé que no te agrada el género fantástico y tu valoración me serviría de ayuda. Si a ti que no te gusta la fantasía, te ha emocionado, imagínate la calidad que tiene esta obra.

Aquello tiene sentido, aunque se sienta engañada. Desde un primer momento creía que todo el poder estaba en sus manos, desconocía la valoración que ya había hecho su jefa aunque entendía su postura. Novelas fantásticas salen a puñado últimamente, pero que gusten a gente no aficionada al género, menos. Si Laia daba su visto bueno como lectora y editora, es por que la obra lo merecía.
  • Entonces, puedo decir, que me has usado como lectora y no editora, ¿verdad? –añadió con cierto enfado.

  • Si y no Laia. Si solo te la hubiese hecho leer para saber tu opinión sobre ella no habrías hecho el buen trabajo, que estoy segura que hiciste, en el informe. Dándote la oportunidad a ti sola de hacer una valoración has aprendido, has sentido la presión y has conseguido analizar una novela sin la visión de un lector aficionado. ¿Lo entiendes? Aunque no sea correcto u honesto, muchas veces sin presión no aprendemos todo lo que deberíamos y si algo deseo es que cuando tu beca acabe, tu acabes siendo una de las mejores editoras del país y para ello tenemos un duro y largo camino por delante.
Aunque parte de ella quiere rebelarse y gritar, sabe que su jefa lleva razón. En las otras novelas que leyó como sabia que estaba bajo la supervisión de un editor, no puso el cien por cien en ella, sin embargo en esta ha hecho un verdadero y sincero análisis. No se ha dejado llevar por lo que un superior opinaba, si no por lo que ella ha creído y únicamente así, se aprende.

  • Supongo que debo darte las gracias –añadió.
  • Entiendo que estés molesta y confundida Laia, pero algún día, me lo agradecerás. Ahora márchate, tienes algunas tareas que cerrar antes de marcharte de vacaciones. Por cierto, disfrútalas.
Aturdida y aun nerviosa por todo lo ocurrido, la chica sale del despacho. Aun tiene que cerrar algunos informes y terminar alguna que otra tarea pendiente. Hoy ya no tiene que ir al bar, así que en cuanto acabe podrá ir directamente a casa a preparar la maleta para mañana. Su avión sale a primera hora y debe tenerlo todo listo sino quiere que se le olviden la mitad de las cosas. Además aun tiene que salir a comprar algún que otro regalo para estas fechas. No puede llegar con las manos vacías. Sabe que en su tierra tendrá tiempo antes de Navidad para las compras, pero no quiere perder el escaso tiempo con sus familiares y amigos en ello. Prefiere aprovechar esa última tarde para comprar lo que le falta y una vez allí, disfrutar.

0 Corazones:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...